“Los mares del Tiki” exposición sobre mitología Polinesia

“Los mares del Tiki” es una exposición de Ángel Mateo Charris que se ha podido ver en Santander y Barcelona hasta enero de 2016. Pronto tendrá su versión en formato libro. Charris nos traslada con su estilo Hopper a un mundo onírico que se funde con escenas reales de alguna forma insólitas. Siempre con guiños a la literatura, la pintura de Charris viaja esta vez a los Mares del Sur. La cultura Tiki, desde sus cimientos en la Isla de Pascua hasta el escaparate de un bar de carretera, vista por el artista valenciano. Pincha aquí para ver toda las imágenes de Los mares del Tiki.

Gracias a esta magnifica exposición nos preguntamos: ¿Quién es Tiki?

“Tiki, el era Dios y Jefe a la vez. Fue el quien llevó a mis ancestros a estas islas en las que vivimos. Al ser el primer hombre en la tierra, dominó el viento y las olas con valentía, creatividad y fuerza”–Tei Tetua, recitando una antigua leyenda alrededor de fuego crepitante del atardecer. Este testimonio está recogido por Thor Heyerdal en La expedición de la Kon-Tiki. Refuerza la teoría del aventurero noruego sobre el descubriento de la Polinesia por las culturas precolombinas.

Así, hace miles de años, con embarcaciones de madera de balsa, pobladores del Perú se embarcaron en una expedición marítima asombrosa a través de miles de kilómetros por el oceáno pacífico. Alcanzaron con éxito los archipélagos perdidos de los mares del sur. Los nativos de Hawaii y otras islas polinesias probablemente identificaron a los visitantes con una especie de deidades, que les enseñaron nuevas técnicas de remo y navegación, asi como sus enormes conocimientos de astronomía.

El máximo exponente de la cultura Tiki son los famosos Mo’ai de la Isla de Pascua, enormes monolitos de piedra de forma humana. No hay explicación lógica de cómo lograron desplazar y tallar semejantes mamotretos, que todavía hoy perduran, incólumes, mirando hacia el mar. Estas representaciones talladas en madera o piedra en diferentes tamaños se repiten en toda la cultura de la Polinesia. Conforman la iconografía de la mitología Polinesia.

La cultura Tiki se expande a principios del siglo XX por EE UU. Comienzan aparecer locales exóticos con ambientación Hawaiana denominados “Tiki Bar”, donde se pueden tomar vistosos cócteles al son de melodias Hula. Este tipo de local causa furor y se extienden por todo el mundo, alcanzado su máximo apogéo en la primera mitad del Siglo XX. Poco a poco su estrella se va apagando y su presencia pasa a ser anecdótica y kitsch. Actualmente los Tiki Bar renacen con fuerza, recuperando el espíritu optimista que les vio nacer.

Respecto al Standup Paddle también hay que mecionar el exitoso logo Tiki de la marca Starboard y su filosofía Tiki-Life. La marca dirigida por el noruego Svein Rasmunssen ha conseguido un emblema que la identifica y que representa la esencia del Standup Paddle como ninguno. El Tiki de Starboard tiene unos trazos que recuerdan a Picasso, luce y atráe la mirada.